El factor principal por el cual el cuerpo humano obtiene energía es por el consumo diario de alimentos. Estos forman parte de una rutina nutricional, que debería estar basada en grasas buenas, para darle el mejor combustible mientras se realizan las actividades del día a día. Es así como las necesidades que el metabolismo genera en torno al consumo de energía; se cubren, generalmente, por medio de los lípidos o grasas.

¿Cuánta energía necesita el cuerpo humano? 
El cuerpo humano necesita suficiente energía diaria como para realizar las actividades físicas pautadas en su rutina desde el momento en que despierta. Y existen necesidades energéticas que son pautadas por tres factores de suma importancia dentro del desarrollo humano: la tasa metabólica en reposo, la actividad física y el efecto térmico de los alimentos. La tasa metabólica en reposo, cuya nomenclatura es TMR, es la responsable principal del 60% o 75% del gasto energético diario. 

El cuerpo humano, gasta energía hasta por la más mínima actividad que se realice, incluyendo el simple hecho de respirar. El porcentaje de aumento o disminución de este factor depende netamente de las diferencias genéticas que se encuentran en el metabolismo de cada individuo. Sin embargo, existen casos específicos que la aumentan como las temperaturas corporales muy altas o la menstruación y los que la bajan como la ingesta deficiente de calorías. 

La actividad física consumirá la energía del cuerpo humano dependiendo de la intensidad, de la duración y de la frecuencia con la que la realices. Esto, la hace un factor completamente variable y por último el efecto térmico, que es el aumento del consumo de energía por encima de la TMR que puede calcularse durante varias horas después haber comido.

¿Cómo se cuantifica la cantidad de energía que necesita el cuerpo? 
Igualmente, a pesar de tener claros estos factores de necesidad energética, cuantificar el consumo energético no se consigue de manera fácil y efectiva. Pero se pueden recurrir a procesos alterativos de recolección de datos, para calcular cuánta energía necesita una persona como: un diario personal que contenga el menú de consumo diario a modo de tabla de registro alimenticio, u operaciones matemáticas con los porcentajes calóricos de los alimentos que se ingieren. 

Si la opción es realizar ecuaciones matemáticas, se tiene que tomar en cuenta que los cálculos son aproximados y los resultados serán del mismo modo. Aunque existen indicadores referenciales sobre las calorías que contienen los alimentos que se consumen, a los cuales se puede acudir para no salirse de los estándares de cálculo.

¡COMENTA!: