Seguramente alguna vez alguien te ha comentado que el consumo de sal es dañino, pero quizá cuando te lo dicen las razones no son lo suficientemente sólidas como para convencerte. Comenzaremos diciendo que su consumo no solo está asociado a enfermedades cardiovasculares, sino que además puede traer consecuencias letales para los riñones, los huesos y el estómago. Con solo reducir un poco menos de la mitad de la porción que consumimos al día, obtendrías los mejores beneficios para tu salud.

¿Qué dicen los expertos sobre el consumo de sal?
Hace más de 10 años la Organización Mundial de la Salud (OMS), planteó que el consumo de sal por día debía ser 6 gramos. Esta cifra se encuentra muy lejos del promedio de consumo de las personas, el cual es de 10 a 12 gramos. De esos 10 o 12 gramos, la gran parte proviene de los alimentos preparados en casa, y el porcentaje restante de los productos precocinados y envasados. 

La Doctora Pilar Mazón, quien es miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y médico cardiólogo, ha expresado que colocarle sal a la comida es innecesario, no solo en su procesamiento sino antes de su consumo. Se trata de un elemento que fue creado para la conservación de los alimentos, y que quedó en el imaginario de la colectividad como algo necesario a pesar de los evidentes adelantos tecnológicos en materia de conservación de alimentos.

Un estudio reciente que fue publicado por The New England Journal Of Medicine, simuló lo que ocurriría al reducir el consumo de sal en los habitantes de Estados Unidos. Solo con reducir 3 gramos de sal en la dieta diaria, se obtendría una reducción importante de las enfermedades cardiovasculares, de ictus, de infarto del miocardio o de fallecimiento por cualquier causa. Esta medida incluso sobrepasa los límites de la salud, ya que potenciaría el ahorro de hasta 24 mil millones de dólares.

Finlandia: un ejemplo a seguir
Finlandia en los años 70 decidió iniciar una campaña de concientización para que sus ciudadanos redujeran la cantidad de sal en sus rutinas alimentarias, disminuyendo de 12 a 9 gramos por día la porción. La medida favoreció considerablemente la salud del país, pues se redujo el índice de personas afectadas por enfermedad cardíaca coronaria, además de los casos de accidente cerebrovascular en un 75%, elevando las expectativas de vida de la población hasta 6 años.

¡COMENTA!: