La variabilidad genética es una condición de los individuos para diferenciarse a pesar de pertenecer a una misma especie. La diferenciación radica en sus características, comportamiento y formas. Estas variaciones en las especies fueron descritas en las leyes de la herencia, estudiadas en el siglo XIX por Gregorio Mendel en el jardín de arvejas de su monasterio. Ahora representan las bases del campo de la genética y la biología en el mundo.


Importancia de la variabilidad genética

Diariamente podemos ver de qué se trata la variabilidad genética. Pero a niveles científicos se trata de la reconfiguración de los genes y cariotipos que se encuentran en los gametos (ovulo y espermatozoide). Esto define el sexo que seremos, nuestros rasgos y enfermedades futuras. Tal carga genética se reconfigurará nuevamente para dar paso a la generación de nuestros hijos y así sucesivamente para nuevas generaciones. El resultado lleva por nombre fenotipo, uno de los conceptos bases de la genética.

Debido a la variabilidad genética se pueden obtener diferentes fenotipos de una misma especie. Es decir, a pesar de que todos somos humanos, algunos tienen el cabello liso, otros ondulado y otros simplemente no tienen. Son factores que se remontan a la carga genética en el núcleo celular del individuo. La variación en nuestros genes es lo que da la diversidad de formas que conocemos hoy en día en la población. Sin embargo, no todos los fenotipos sobrevivirán.

Variabilidad genética y su influencia en la población

Al decir que no todos los fenotipos sobrevivirán, nos referimos al hecho de que la variabilidad genética está diseñada por la naturaleza para que el más fuerte gane. Es decir, las personas con características o rasgos más fuertes podrán continuar la reproducción de la especie y a la larga se tendrá un fenotipo mejor adaptado. La variabilidad está hecha para que la población sea más fuerte a componentes ambientales, parasitarios y microbianos.

Esta característica de las especies está diseñada para que indiferentemente del tipo de genes que se posean, los próximos fenotipos sean de mayor resistencia. Es un elemento esencial a la hora de la supervivencia de las especies, ya sea por enfermedades, efectos ambientales o sustancias químicas, todas las especies necesitan adaptarse constantemente para poder asegurar su reproducción y por ende su ciclo vital. Esto significa que con el paso del tiempo los genes “débiles” de la especie desaparecerán.

¡COMENTA!: