Los antibióticos son un tipo de medicamentos que se utilizan para combatir enfermedades de nivel bacteriano. Tiene diferentes mecanismos de acción, ya que pueden contribuir a la eliminación total de las bacterias presentes o solo impedir su reproducción. Existen muchos malentendidos con respecto a las instrucciones de uso de estos medicamentos, pero no cabe duda de que sean esenciales para la medicina moderna, así como también para la supervivencia de nuestra especie.


Problemas con los antibióticos en las últimas décadas
En las últimas décadas han existido muchos problemas derivados de la manera en que las personas consumen los antibióticos. Más de un tercio de la población asegura que aplica los antibióticos para combatir infecciones provocadas por virus, como lo son: resfriados, gripes, tos, algunos casos de bronquitis y dolores de garganta. Esto representa un problema, ya que, incluso si se consumen teniendo estas patologías el resultado puede ser peor, ya que a la larga se produce resistencia de las bacterias.

Así mismo, usar estos medicamentos cuando no es necesario puede matar floras bacterianas necesarias para el buen funcionamiento de ciertos órganos de nuestro cuerpo. Cuando se prescriben estos medicamentos es importante que los pacientes sigan al pie de la letra las instrucciones dadas por su doctor o farmacéutico. Incluso, aunque se sienta mejor. Esto garantiza que no reaparecerá la bacteria ni creará una nueva resistencia en el sistema inmunológico de la persona.

¿Cómo los antibióticos cambiaron el mundo de la medicina?
Estos medicamentos generaron una nueva expectativa de vida durante los años de la Revolución Industrial, donde los trabajadores en condiciones deplorables se herían y si esto llevaba a una infección bacteriana, les podía llevar a la muerte en pocos días. Esto ya no sucede. Con una ronda de antibióticos de alto o bajo espectro puede ser solucionado fácilmente. Todo esto gracias a la aparición de la penicilina en el año 1928.

Estos medicamentos disminuyeron considerablemente las cirugías para patologías infecciosas que ahora pueden ser tratadas farmacológicamente. Esto significó un cambio radical en la medicina, así como también una reducción de costos implicados con las cirugías. Hoy en día existen diferentes tipos de antibióticos para tratar distintos grados de infecciones bacterianas y existen otros aun en las fases de desarrollo de moléculas. Esto supuso un antes y después en la medicina y creó soluciones mucho más inmediatas en cuanto a la salud de las personas.

¡COMENTA!: